¡Oh Dios mío cuán liberal eres y cuán ricos son aquellas a quienes tú te dignas ser amigo!